La taba azarosa

Las tabas de los corderos se usan para jugar desde la noche de los tiempos.  En el cuadro “Juegos de niños” de Brueghel el viejo dos niñas se entretienen con ellas.

  Mi amigo Ernesto me prestó tres tabas de la que se usan en Colmenar Viejo para apostar durante los días de San Andrés y de Santa Lucía de cada año. Las necesitaba para presentar el trigésimo tercer episodio matemático de EL PAÍS.

P.D. Fueron los buenos oficios de un estupendo profesor los que hicieron prender la chispa de la taba en el matemático que llevo dentro.

Anuncios

Acerca de Rafael Tesoro Carretero

...ya soy el olvido que seré.
Esta entrada fue publicada en ciencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s