Recuerde el alma dormida

Recordar significa, si nos ceñimos a su etimología,  ‘volver a traer al corazón’.  Hace dos años que falleció mi padre y al recordarlo quiero compartir algunas cosas de todas las que vuelven a mi corazón.

Como el hermoso homenaje de un querido amigo, que ahí sigue en medio de la inmensidad de la blog-esfera (v. Juan Tesoro), tras el telón de grelos virtual —si es que haberlo ahilo.

Hace un año que colgué en la Web el ensayo Para una lectura empírica de la física  (v.  www.jto.name  y  también Profile for Juan Tesoro | Philpapers ). Desde entonces estos dos cibersitios han recibido varias visitas y se han producido unas cuantas descargas. Por la información que he podido recoger las visitas han procedido de varias ciudades del mundo, algunas tan remotas como Beijin, Chihuahua,  Nueva Delhi, Denver, Seattle y Moscú.  Ha habido 11 descargas de la versión en inglés  (v. línea séptima en  Juan Tesoro, For an Empirical Reading of Physics.); aunque yo mismo descargé las primeras dos veces de las once, la undécima ocurrió hace menos de una semana.

Algo que mi padre me transmitió fue el gusto por algunas obras de Mark Twain como Las aventuras de Tom Sawyer y Huckleberry Finn. Busqué infructuosamente una edición en libro de papel con la traducción al castellano de Cartas desde la Tierra, que él tenía muchas ganas de leer. Creo que mi padre no las leyó en toda su extensión, aunque sí conocía referencias y críticas sobre esta curiosa obra. Si tú, amable lector,  así lo prefieres claro que puedes conseguir el libro original (por ejemplo en Letters form the Earth). También encontré en el ciberespacio una traducción al español que parece completa, la puedes leer en Cartas desde la Tierra de M. Twain.

Las citas de M. Twain son tantas como estupendas.  ¿Qué os parece esta?:

A circle is a round straight line with a hole in the middle.

Anuncios
Publicado en saudade | 3 comentarios

Comienzo

Ya somos el olvido que seremos.

El polvo elemental que nos ignora

y que fue el rojo Adán y que es ahora

todos los hombres, y que no veremos.

Ya somos en la tumba las dos fechas

del principio y el término. La caja,

la obscena corrupción y la mortaja,

los ritos de la muerte, y las endechas.

No soy el insensato que se aferra

al mágico sonido de su nombre.

Pienso, con esperanza, en aquel hombre

que no sabrá que fui sobre la tierra.

Bajo el indiferente azul del cielo

esta meditación es un consuelo.

Leí por primera vez este poema gracias al libro

39969_1_Elolvidoqueseremos.jpg

Conjurando la figura del padre

cuya lectura recomiendo vivamente.

Publicado en letras | Deja un comentario